Boeing en conversaciones para comprar al proveedor en problemas Spirit AeroSystems

Boeing dijo el viernes que estaba en conversaciones para adquirir Spirit AeroSystems, un proveedor en problemas que el fabricante escindió hace casi dos décadas y que fabrica carrocerías para el avión 737 Max.

Al reabsorber Spirit, Boeing buscaría rescatar y reestructurar a un socio importante pero en dificultades que ha sido golpeado por años de pérdidas y problemas de control de calidad. Los problemas de Spirit también han limitado en ocasiones la rapidez con la que Boeing puede producir aviones Max, su avión comercial más popular.

Volver a incorporar a Spirit, uno de los proveedores clave de la compañía, sería un cambio estratégico significativo para Boeing, que durante mucho tiempo ha dependido de la subcontratación para fabricar sus aviones. Esta estrategia ha sido objeto de un escrutinio cada vez mayor debido a las preocupaciones sobre los problemas de calidad de Boeing.

Ambas compañías han estado bajo escrutinio desde el 5 de enero, cuando un panel de un 737 Max 9 explotó durante un vuelo de Alaska Airlines poco después del despegue, exponiendo a los pasajeros a un viento ensordecedor a 16.000 pies. Los pilotos que pilotaban el avión aterrizaron de forma segura y no se reportaron heridos graves. Los expertos dicen que el episodio podría haber sido catastrófico si hubiera ocurrido a mayor altitud y con los pasajeros moviéndose en la cabina.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte dijo en un informe el mes pasado que el avión parecía haber salido de una fábrica de Boeing sin los pernos necesarios para sujetar el panel, conocido como tapón de puerta, en su lugar. Los tapones de puerta se utilizan para tapar espacios en la carrocería de un avión donde se habría instalado una salida de emergencia si el avión tuviera el número máximo de asientos.

El incidente se produce tras dos accidentes de avión Max 8 en 2018 y 2019 que en conjunto mataron a casi 350 personas. Los reguladores de aviación dejaron en tierra los aviones Max durante casi dos años después de esos accidentes. Esta crisis le costó a Boeing aproximadamente 20 mil millones de dólares.

La adquisición de Spirit podría facilitar que Boeing cambie las políticas y prácticas de producción del proveedor, algo que ha buscado externamente durante varios años. Los problemas operativos y de calidad llevaron a una reestructuración administrativa en Spirit el otoño pasado. Patrick Shanahan, ex empleado de Boeing y alto funcionario del Departamento de Defensa, asumió el cargo de director ejecutivo de Spirit.

«Creemos que la reintegración de las operaciones de fabricación de Boeing y Spirit AeroSystems fortalecería aún más la seguridad de la aviación, mejoraría la calidad y serviría a los intereses de nuestros clientes, empleados y accionistas», dijo Boeing en un comunicado.

«Aunque no hay garantía de que podamos llegar a un acuerdo», añadió la compañía, «estamos comprometidos a encontrar formas de seguir mejorando la seguridad y la calidad de los aviones de los que dependen millones de personas cada día…».

Pero la compra de Spirit también podría obligar a Boeing a tener más problemas en más fábricas, ya que los reguladores exigen que mejore el control de calidad en sus propias plantas. Esta semana, la Administración Federal de Aviación le dio a la compañía 90 días para desarrollar un plan para abordar sus problemas de control de calidad.

Spirit y otras empresas que fabrican componentes para carrocerías y alas de aviones se han enfrentado a importantes desafíos en los últimos años, dijo Kevin Michaels, director general de AeroDynamic Advisory, una firma consultora.

«Es una especie de mercado fallido», dijo. “Las mayores empresas de aeroestructuras están perdiendo grandes cantidades de dinero. »

Boeing vendió Spirit a una empresa de inversión en 2005, como parte de una campaña para reducir costos y centrarse más en el ensamblaje final de los aviones. Esta sociedad de inversión, Onex, con sede en Toronto, cotizó entonces Spirit en la bolsa de valores. Spirit pronto comenzó a obtener ganancias anuales constantes de cientos de millones de dólares.

Pero la empresa sufrió un revés a principios de la década de 2010, tras la crisis financiera. Su suerte mejoró a mediados de la década, pero Spirit y sus pares han sufrido más recientemente, en parte porque fabricantes de aviones como Boeing y Airbus han presionado a sus proveedores para que reduzcan costos incluso cuando los aviones Jet se han vuelto más complejos, dijo Michaels.

Spirit también se vio muy afectado cuando los reguladores dejaron en tierra los aviones Boeing 737 Max después de los dos accidentes. Luego, a principios de 2020, la pandemia interrumpió las cadenas de suministro, lo que contribuyó al aumento de los costos de los materiales. En los últimos cuatro años, Spirit ha perdido 2.500 millones de dólares.

Cualquier acuerdo entre Boeing y Spirit tendrá consecuencias para Airbus, el competidor más importante de Boeing en el sector de los aviones comerciales, porque Spirit fabrica piezas para aviones Airbus, también. Airbus, con sede en Toulouse, Francia, se negó a decir el viernes si buscaría adquirir las piezas Spirit que le suministran piezas.

Las acciones de Spirit cerraron con un alza de alrededor del 15% el viernes después de que The Wall Street Journal y otros medios de comunicación informaran que Boeing estaba en conversaciones para adquirir el proveedor. Las acciones de Boeing cayeron alrededor de un 2 por ciento.

Liz Alderman informes aportados.