“Recurrir a más mano de obra extranjera se ha convertido en una necesidad vital”

lLos debates actuales ilustran esto: la inmigración tiende a abordarse exclusivamente a través de un prisma social y político, y muy poco a través de un prisma económico. Parasitadas por los debates sobre seguridad e identidad, las discusiones que rodearon el examen y luego la votación del proyecto de ley en el Parlamento no prestaron la debida atención a una cuestión central: comentar lo viejo y atraer los talentos que ocuparán los puestos de trabajo que crearán la economía. ¿de mañana?

Nos encontramos ante una escasez de mano de obra, en un contexto de declive demográfico, con una escasez de recursos laborales y una escasez de habilidades que ya pesan sobre las empresas en la actualidad. Una escasez que se observa a todos los niveles: en grandes grupos, pero de forma más amplia en todo el tejido económico.

Un estudio reciente del Laboratorio Bpifrance sobre la escasez de talento en las PYME industriales y en las ETI (medianas empresas) sentó así las bases para un debate sereno sobre la inmigración económica, de forma global y cuantificada, demostrando las colosales necesidades de puestos de trabajo por cubrir ( 400.000 puestos de trabajo adicionales hasta 2035 en la industria).

Estos trabajos que aún no existen

Recurrir a más mano de obra extranjera se ha convertido en una necesidad vital. Podemos lamentar que el debate sobre los famosos “empleos en escasez” se haya centrado demasiado en los puestos de trabajo –a menudo poco cualificados– que hoy en día no se pueden cubrir. ¡Pero las profesiones que faltarán en el futuro, de las que debemos preocuparnos rápidamente, son también todos estos empleos altamente cualificados que aún no existen! Los inducidos por las revoluciones tecnológicas, por el cambio climático, y los que servirán para establecer el vínculo entre todas estas transiciones, a través de su capacidad de sintetizar y poner en perspectiva nuevas cuestiones.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. “Que los países del Norte puedan recurrir a una mano de obra inagotable, barata y lista para migrar de los países del Sur es hoy más que cuestionable”

Ya hemos entrado en una competencia global para atraer este talento. Sin embargo, está claro que nuestro sistema actual no lo logra suficientemente.

Dos indicadores elocuentes para darnos cuenta de ello: según el Consejo de Análisis Económico, sólo el 10% de la inmigración en Francia está relacionada con las cualificaciones, una cifra muy inferior a la de nuestros vecinos europeos. y en elÍndice global de competitividad del talento publicado por InseadFrancia tiene 19 añosmi sonó, muy por detrás de Alemania. ¡Existe, por tanto, un tema fundamental: el atractivo!

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. Cómo el trabajo de inmigrantes ayuda a limitar la escasez de mano de obra en Francia

La competencia es particularmente marcada en tecnología. La transformación digital y la automatización están cambiando la naturaleza del trabajo, impulsando la demanda de TI, análisis de datos o habilidades de inteligencia artificial. Existe una brecha entre las habilidades que se enseñan y las que demanda el mercado laboral.

Te queda el 30% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.